Bateas+%26%238211%3B+R%C3%ADa+de+Arosa
0 Flares Filament.io 0 Flares ×

El método tradicional de producción de mejillón en Galicia es el cultivo en batea. Este sistema es el de mejor rendimiento de los conocidos, y las 240.000 toneladas de mejillón comercializados anualmente en Galicia suponen más de la mitad de la producción mundial por cultivos de este molusco.

Aunque el cultivo del mejillón en bateas se comenzó a utilizar en Galicia en la Ría de Arosa en 1946 y se fue modificando progresivamente hasta que en la actualidad el emparrillado, semejante al de los viveros fijos, es de vigas de eucalipto y los flotadores son grandes bidones de hierro recubierto de poliester. Este sistema de cultivo tuvo un rápido desarrollo que ha llevado a la presencia actual de 3.377 bateas de mejillón en las rías gallegas.

El cultivo


Al productor o cultivador de mejillón se le conoce como mejillonero y cuenta con una embarcación especial para realizar algunas de las maniobras de cultivo como la que se ve en la fotografía 360 (Barco de Anxo un buen amigo). En general el cultivo de mejillón se puede diferenciar estas etapas: 1- obtención de semilla, 2- colocación de la semilla en cuerdas , 3- desdoble o control del número de ejemplares y 4- engorde y cosecha. El cultivo comienza con la colecta de pequeños mejillones ( de entre 0,250 mm. y 2 cm.) a los que se les denomina “semilla”, ya sea de las zonas rocosas expuestas al océano e islas cercanas (70%) o de colectores artificiales que se colocan en las propias balsas de cultivo (30%).
La semilla, y en su momento, el mejillón procedente del desdoble se coloca a mano con la maquinaria especial a lo largo de las cuerdas de nylon, rodeándose con una fina red de algodón la cual sujeta al mejillón hasta que éste produce unos filamentos llamados biso con los que se adhiere fuertemente a la cuerda. Esto ocurre en poco tiempo y, para entonces, la malla de algodón ya se ha deshecho en el agua (5 a 7 días). En cada cuerda se pueden colocar de 14 a 15 kilogramos de semilla y cada 30-40 cm. se insertan barras de plástico o madera de 20 o 30 cm. para evitar que la semilla, cuando crezca, se desprenda por su propio peso. Finalmente las cuerdas se cuelgan del entramado de las balsa mediante una cuerda mas delgada denominada “rabiza”.

Share